Diseñar propuestas de valor que resuelvan dolores verdaderos en los consumidores, lo ayudará a enfrentar el desafío central de todo negocio: crear productos y servicios atractivos que los clientes quieran comprar.